Cómo actuar ante el acoso escolar

bullying, ciberbullying y sexting

Blas Ramón © 20160910

Los insultos, las amenazas, los empujones, el acoso en general en la escuela o utilizando las tecnologías

 NO son Cosas de Niños 

 

 

 

El acoso escolar o bullying es una situación de maltrato reiterado de un menor o grupo de menores  sobre otro menor, en el ámbito escolar. Es un situación entre iguales en la que el hostigamiento sube de intensidad, desde el nivel má sutil y de una forma de control poco visible, a través de insultos, motes, buscando siempre la diferencia con los demás para provocar sentimientos de ridículo y de inferioridad, así como utilizando estrategias de grupo para aislar a la vícitima de todos y de todo. Aunque el acoso emplea también violencia física a través de agresiones de distinta intensidad, el maltrato es sobre todo más social y psicológico que físico.

 

El acoso escolar es un problema presente en nuestra sociedad que deriva en fuertes trastornos psicológicos. 

 

Cuando hablo a los alumnos de un colegio sobre el acoso escolar o bullying siempre les recuerdo que:

" Nunca encontrarás un buen amigo, ni conseguirás retenerlo, si te involucras en el maltrato de otros"

Si consideras que, en tu colegio o en el de tus hijos, se debería abordar este tema, puedes ponerte en contacto conmigo

 

 

La mejor manera de acabar con el acoso escolar es PREVENIRLO

NO TE CALLES, ACTÚA CONTRA EL BULLYING, EL CIBERBULLYING Y EL SEXTING

Padres, hablemos del bullying

¿Cómo se manifiesta el acoso escolar?

Existen diferentes formas de manifestación del maltrato y hostigamiento escolar que se desarrollan individualmente o de manera combinada.

Acoso psicológico: su finalidad es infundir el máximo temor al acosador, con diversas herramientas, como el chantaje, las burlas y el menosprecio. Es el más habitual y siempre acompaña a los otros tipos de bullying.

Acoso físico: incluye variedad de agresiones físicas, desde pellizcos y empujones hasta palizas.

Acosode exclusión social: cuyo objetivo es apartar y aislar a un individuo del resto de manera deliberada.

Acoso sexual: se manifiesta de manera encubierta, empieza por tocamientos y puede llegar a extremos de abusos sexuales y violaciones. Combinado con el ciberbullying se utiliza como chantaje.

El Ciberbullying: es la práctica más moderna del acoso, donde los intimidadores usan las nuevas tecnologías para acosar, chantajear, insultar, ridiculizar y/o amenazar a la víctima. El resto de compañeros de la víctima muchas veces pasan a un papel activo en el acoso sin darse cuenta, reenviando dichos contenidos por la red, consiguiendo un mayor impacto sobre la víctima. Estas acciones están contempladas como delito en el Código Penal, por lo que tendremos que tener al tanto a nuestros hijos de esta información entre otras.

Bullying entre hermanos: sin quererlo, a veces se asignan roles o papeles a nuestros hijos en casa, ya sea por su edad o sexo. Esto puede provocar altos niveles de rivalidad y/o competitividad, pudiendo llegar a  situaciones de acoso con burlas, peleas o ridiculizaciones que pasan de ser "típicas peleas entre hermanos" a bullying entre hermanos. Es necesario tener mucho cuidado pues no sólo afectará en casa, sino que se trasladará a otros ámbitos como el colegio.

¿Quiénes están implicados en el acoso escolar?

Es esencial comprender que en el bullying los únicos protagonistas no son la víctima y el acosador. Además, los observadores, los padres, los profesores y el centro educativo tienen un papel fundamental.

La víctima puede ser cualquiera, no es una persona asocial y con pocos amigos, sino que la situación en la que está, en ocasiones, provoca que no se abra a los demás, o la persona que le intimida le impide relacionarse con los compañeros. Sufre mucho estrés y angustia debido al constante atosigamiento de los agresores, por lo que el rendimiento académico suele bajar notablemente.

 

El acosador sabe muy bien como utilizar el poder. No todos los agresores tienen las mismas características. Unos son muy populares, inteligentes, manipuladores y egoístas. Otros son antisociales, que consideran que son sus amigos las personas que le apoyan. Los agresores en general suelen carecer de empatía - no saben ponerse en el lugar de la otra persona - llegando a ser muy crueles. Su modo de comportarse se suele ver reforzado por los observadores.

 

Los observadores cumplen un papel esencial en el acoso escolar. Ya sean activos (participen directamente en las situaciones de bullying) o pasivos (miren sin más), sin su apoyo el bullying se reduciría a unos niveles muy bajos o incluso podría desaparecer. Existen principalmente 4 tipos de observadores:
                     
                         - Los compinches: amigos más cercanos de los agresores
                         - Los reforzadores: apoyan la intimidación.
                         - Los ajenos: son inmunes al ver la agresión, toman una posición neutral.
                         - Los defensores: apoyan a la víctima pasando a un papel activo.

 

Los padres tienen la responsabilidad no sólo de velar para que los propios hijos no caigan en manos de otros, sino también de evitar que puedan convertirse en acosadores.

Los profesores y el Centro Educativo tienen la responsabilidad de vigilar a los alumnos dentro del centro,  además de recibir cierta formación con respecto al acoso escolar. La Fiscalía General del Estado describe que los centros docentes tienen la responsabilidad de garantizar espacios seguros para que los menores puedan cursar sus estudios y disfrutar de las horas de recreo en paz, libres de agresiones y vejaciones.

¿Qué puede fomentar el bullying?

Un niño con padres modélicos, un ambiente familiar idóneo y un expediente académico impoluto puede derivar en un agresor de bullying. Aunque en cierto modo es impredecible, existen ciertos factores que pueden fomentar los casos de acoso escolar, ya sea como víctima o como agresor.

- Los principales factores individuales son:
                 
               - Sexo y edad: en general hay más acosadores varones y a medida que los individuos crecen,                                                               desciende el número de casos, siendo más elevados en primaria que en secundaria, y siendo más elevados en secundaria que en bachillerato.

               - Agresividad: los intimidadores tienen una personalidad más agresiva

               - Éxito escolar: aunque no necesariamente, un bajo CI es un buen predictor para la violencia juvenil, al igual que ser condenado por ejercer la violencia.

               - Personalidad e impulsividad: los individuos con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) son más propensos a acosar en los centros educativos.

- Los principales factores familiares son:

               - Los conflictos familiares y cómo se manejan.

               - Una disciplina deficiente e inconsistente en los hijos.

               - Mala relación entre padres e hijos.

               - Depresión crónica de la madre.

- Los principales factores escolares son:

               - Tamaño del centro: es más complicado mantener la vigilancia en los centros grandes.

               -  Disciplina: si el centro tiene las reglas poco claras y castigos desproporcionados e inconsistentes es más favorable que se produzca acoso escolar.

               - Prevención de acoso escolar en el aula: la formación que se da tanto a los profesores como a los alumnos respecto al tema.

               - Implicación del equipo directivo y docente.

- Los principales factores individuales son:
                 
               - Sexo y edad: en general hay más acosadores varones y a medida que los individuos crecen,                                                               desciende el número de casos, siendo más elevados en primaria que en secundaria, y siendo más elevados en secundaria que en bachillerato.

               - Agresividad: los intimidadores tienen una personalidad más agresiva

               - Éxito escolar: aunque no necesariamente, un bajo CI es un buen predictor para la violencia juvenil, al igual que ser condenado por ejercer la violencia.

               - Personalidad e impulsividad: los individuos con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) son más propensos a acosar en los centros educativos.


- Los principales factores familiares son:

               - Los conflictos familiares y cómo se manejan.

               - Una disciplina deficiente e inconsistente en los hijos.

               - Mala relación entre padres e hijos.

               - Depresión crónica de la madre.

- Los principales factores escolares son:

               - Tamaño del centro: es más complicado mantener la vigilancia en los centros grandes.

               -  Disciplina: si el centro tiene las reglas poco claras y castigos desproporcionados e inconsistentes es más favorable que se produzca acoso escolar.

               - Prevención de acoso escolar en el aula: la formación que se da tanto a los profesores como a los alumnos respecto al tema.

               - Implicación del equipo directivo y docente.

Lo más importante es detectar si mi hijo es acosado o es acosador

Víctimas Agresores Compañeros-expectadores
No querer ir a excursiones o a fiestas Le emociona crear conflictos Los impulsivos pueden ser agresores pasivos o instigadores
Se aisla en el recreo o en su tiempo libre Le emociona ver conflictos Tienen miedo a convertirse en nuevas víctimas
Tener miedo a ir al colegio Echa la culpa a los demás por todo lo que le pasa Pueden explicar en su casa lo que sucede en el colegio
La falta de objetos que antes tenía Tiene objetos que no le pertenecen Sienten que involucrarse no tiene ningún efecto
Cambios frecuentes de humor Suelen tener problemas en casa  
Pesadillas Es contestón  
Llorar sin motivo aparente No suele seguir las normas  
Presentar moratones o arañazos Tiene dinero del que no sabe explicar su procedencia  
Grandes niveles de ansiead y angustia Impulsivos  
Parece que no tiene amigos Autosuficientes  
Bajo rendimiento académico Baja integración escolar  

Si tu hija/o es víctima de Bullying no te quedes de brazos cruzados, ayúdala/o a superarlo

Estos consejos ayudarán a eliminar la situación de acoso escolar

 

.- Escuacha atentamente a t u hijo/a.  Quizá tengas que leer entre líneas para hacerte una idea clara de la situación y el papel ha desempeñado. Créele cuando te diga que lo están acosando.

.- No te precipites a decirle cómo debe actuar, hay que examinar todas las posibilidades.

.- Transmítele con claridad el mensaje de que nadie merece ser acosado.

.-  Ofrécele a hablar con su profesor en privado, sin escándalo.

.-Reúnete con tu hijo en la puerta de salida de la escuela al final de la jornada escolar, esto puede brindarle apoyo y protección. Antes de hacerlo, pregúntale si lo desea, pues a algunos niños puede resultarles vergonzoso.

.-Fomenta que tu hijo tenga amistades más allá de las del colegio y que se junte con compañeros amistosos de la escuela.

.-Aconseja a tu hijo que deje en casa los objetos de valor, porque el hecho de llevar algo que otros no tienen puede ponerle en una situación de vulnerabilidad.

.

-Si tu hijo no pertenece a ningún grupo de compañeros y juega solo en el patio, dile que se sitúe cerca del maestro en turno que esté vigilando el patio (solución a corto plazo).

.- Apoya a tu hijo para mejorar sus habilidades de comunicación.

.-Ayuda a que tu hijo adquiera un lenguaje corporal de muestras de seguridad en sí mismo(a). Enséñale a mantenerse erguido(a), con los hombros derechos, entrénalo para establecer contacto visual. El espejo puede ser una buena herramienta para practicar una postura segura.

.- Apoya a la escuela para que tomen medidas que ayuden a solucionar la situación

      - Proporciónale a tu hijo un hogar cariñoso y seguro, pero no lo sobreprotejas.

        -  Reciban apoyo profesional familiar si es necesario.

Lo que no debes hacer si tus hijos son blanco de acoso escolar

·         No le digas que ignore el acoso.

·         No lo culpes por el acoso. No supongas que él o ella lo provocó.

·         Permítele expresar sus experiencias, y en caso de no estar de acuerdo con la forma de manejar la situación, no lo juzgues.

·         No lo amenaces con represalias en caso de no defenderse .

·         No le indiques lo que debe hacer, pregúntale y que juntos vean opciones de solución.

·         No te vuelvas el acosador(a) del acosador(a). Sé un ejemplo de madurez para tu hijo(a).

·         No hagas reuniones y desayunos con otras madres de familia para hacer que expulsen a un determinado alumno(a) acusada de acoso. Maneja el asunto de manera personal en la escuela.

 

Recursos de autoayuda en el bullying

Puedes comprarlos aquí

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Blas Ramón Rodríguez. Psicolabor. VisaVis Psicólogos.