Intervención psicológica en pacientes con diversidad funcional

Blas Ramón Rodríguez ©20150302

 

En 1994 entré en contacto por primera vez a nivel académico con lo que por entonces se conocía como "psicología especial", en la Universidad Blanquerna-Ramon Llull de la ciudad de Barcelona. La formación abordaba la psicología de las personas con discapacidad intelectual con o sin enfermedad mental. Yo hacía casi diez años que trabajaba con estos colectivos, tanto de niños como con adultos, en el marco de la atención a la diversidad y la educación especial. La intervención psicológica, tal y como la podemos entender para el común de la población, era inimaginable para la persona con diversidad funcional intelectual, principalmente. Hoy, tampoco, resulta algo normalizado más allá de las intervenciones institucionalizadas de control y modificación de la conducta.

 

Conocer y no actuar es igual a no conocer

El apoyo familiar en psicoterapia es fundamental para el abordaje de los posibles conflictos vinculares del paciente con diversidad funcional

 

 principal beneficio del apoyo o en su caso de la terapia familiar es que puede resultar de gran ayuda para mejorar la comunicación entres padres e hijos y también entre hermanos o entre los cónyuges. A partir de aquí, sola o combinada con otros métodos, puede suponer una gran ayuda para resolver problemas psicológicos o de conducta individuales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las personas con diversidad funcional pueden presentar los mismos problemas psicológicos y las mismas enfermedades psiquiátricas o psicosomáticas que cualquier otra persona. Las creencias y manifestaciones que asocian discapacidad intelectual con enfermedad mental, como si ésta última fuera consecuencia de aquella es fruto del desconocimiento, y de hecho de que el principal problema de los trastornos psiquiátricos que afectan a algunas personas con diversidad funcional intelectual reside en la dificultad para diferenciar los síntomas conductuales de un trastorno psíquicos de aquellos otros que son el resultado de los procesos de aprendizaje o producto del control del entorno.

 

De ahí la importancia  de la intervención psicológica cognitiva para dotar de mayor auotnomía y capacidad de autodeterminación a los pacientes con diversidad funcional, principalmente intelectual, como venimos señalando.

 

os déficits y limitaciones funcionales conllevan con frecuencia trastornos emocionales. Emocionalmente suelen manifestarse conflictos y problemas sociales, psicológicos y conductuales (agresividad, aislamiento, pasividad...). En la consulta nos solemos encontrar con casos en los que prevalece la no aceptación de la discapacidad, el bajo nivel de tolerancia a la frustración ante la situación personal.

 

Considerando la necesidad de poder realizar un abordaje positivo en el campo psicológico frente a las personas con Discapacidad Intelectual nace la creación de este libro, el mismo que será de gran utilidad para el estudiante que requiera realizar una consulta específica, o para el profesional en psicología que desee incursionar en el mundo apasionante como complejo del trabajo terapéutico en Discapacidad Intelectual cuyo abordaje no solo está en el área familiar, sino también se orienta a la educativa, social y en un futuro hasta la laboral. Sin olvidar que nuestra labor en Discapacidad Intelectual está vinculada además a la "multidiscapacidad", la misma que no es adecuadamente tratada, convirtiendo nuestro trabajo en un reto de preparación continua, en el que debemos saber desenvolvernos y dar respuesta a las Necesidades Educativas Especiales asociadas a la Discapacidad, partiendo de una evaluación funcional, una efectiva orientación educativa que parta de las expectativas del sujeto y de su familia, apoyados siempre de un equipo colaborativo en este largo peregrinaje.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Blas Ramón Rodríguez. Psicolabor. VisaVis Psicólogos.