La importancia de la familia en la orientación profesional de los hijos

Blas Ramón©20161013

Hacia el final de la adolescencia

Es una de las etapas más difíciles  que genera gran preocupación entre los padres, y también entre los docentes. Se trata de un periodo crítico que requiere de la coordinación de las acciones entre la familia y la escuela.

 

Una aspiración común a todo los padres se refiere al logro, por parte de los hijos, de éxito en el mundo social y laboral. Para alcanzar este objetivo, es menester la buena prepacación y una acertada eleción del rumbo profesional compatible con las posibilidades individuales y con las aspiraciones de los adolescentes. El requisito básico para alcanzar esta meta pasa, antes que nada, por un proceso de contrucción de la subjetividad autodeterminado  que permita tomar decisiones adecuadas, en el sentido de iniciar un camino motivador y fuerte ante las adversidades por venir. Prepararse para intentar orientar al/la adolescente para que vaya asumiendo la responsabilidad de mantener su rumbo, es una tarea que deben asumir la familia buscando apoyos en las fuentes educativas que considere más oportunas.

 

En la orientación profesional podemos destacar:

Fase 1: Se produce la formación vocacional. Lo habitual es que se produzca en la edad infantil y adolescente y debe dirigirse al desarrollo de inclinaciones y aptitudes en los niños conocimientos e intereses cognitivos que nos permitan acercarnos a la formación de intereses profesionales en determinadas áreas de conocimiento y habilidades. La detección del tipo de inteligencia conforme a Gadner y el reconocimiento de características de inteligencia emocional son muy útiles para este cometido.


Fase 2: Inicio de la preparación para la selección profesional. La Orientación Profesional se expresa en el trabajo dirigido al desarrollo de intereses cognoscitivos, conocimientos y habilidades específicas relacionadas con aquellas asignaturas o esferas de la actividad humana en las cuales el sujeto muestra marcadas inclinaciones y/o posibilidades en el orden intelectual para su ejecución.

 

Fase 3: Comienzo de la formación y desarrollo de intereses y habilidades profesionales: Esta etapa coincide con el ingreso del estudiante al centro de enseñanza profesional (media o superior) y tiene como objetivo esencial la formación y desarrollo de intereses, conocimientos y habilidades profesionales que lo preparen para el desempeño exitoso de una determinada profesión.


La Orientación Profesional adquiere en esta etapa características distintivas que se expresan en el "enfoque profesional" del proceso docente educativo.


Fase 4: Los intereses, conocimientos y habilidades profesionales se consolidan en esta etapa. La misma se inicia en los años superiores de la formación profesional y su inicio será más temprano en los alumnos que alcancen un mayor nivel de independencia en la aplicación de los conocimientos y habilidades profesionales en la solución de los problemas de la práctica profesional.
 

 

La persona adquiere una nueva cualidad

 
Cuando el nivel de integración de la motivación profesional es elevado, en el joven se produce una clara inclinación de sus intereses profesionales hacia la búsqueda de nuevos descubrimientos o aporta en la aplicació o ejercicio de la profesión u oficio seleccionado, potenciando la autorrealización en el campo de la vida profesional. Esto conlleva consolidación de los intereses profesionales ya existentes y aparición de nuevos intereses y expectativas profesionales.
En cada joven inlfuyen factores individuales y sociales cuay interacción incide en la proyección de su vida laboral futura.
Dentro de los factores individuales, pueden destacarse en especial las motivaciones de los adolescentes, sus aptitudes y actitudes. Los factores sociales por su parte se refieren a la influencia en las decisiones que debe tomar de sus grupos de pertenencia, dentro de los cuales la familia juega un papel fundamental y los patrones culturales estereotipado acerca de algunas profesiones y/u oficios existentes.
Como decimos, un lugar especial le corresponde a la familia, en su seno y bajo condiciones especiales de compromiso afectivo positivo o negativo crecen los seres humanos. Existen conductas que se reproducen en el seno familiar con respecto a la selección de profesión por los hijos, que pueden suponer estímulos para decisiones autodeterminadas o, por el contrario, pueden limitar la capacidad de decisión de los jovenes. Es típico que padres que no han podido realizarse en una determinada profesión, trate de inclinar a sus hijos hacia el estudio o ejercicio de éstas; de la misma manera existen familias donde los hijos continúan la tradición laboral de sus padres e incluso de sus abuelos, por ejemplo: familias de médicos o de policías. Las diversas formas  de influir la familia en la profesión futura de sus hijos, puede tener consecuencias muy positivas, si se vehiculiz convenientemente y se respeta las inquietudes y aspiraciones de éstos. De lo contrario puede provocar consecuencias devastadoras y desmotivación.

 

 

Darle apoyo emocional y ayudarle a identificar sus mejores opciones es una conducta familiar relevante y realmente importante, para que el/la joven adquiera un buena capacidad para la toma de decisiones.

 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Blas Ramón Rodríguez. Psicolabor. VisaVis Psicólogos.